Se viene la penúltima fecha del torneo Clausura de Primera “D” y no será una jornada más. Se trata de un capítulo que puede ser determinante para saber qué equipo jugará las finales por el ascenso. El sueño de Ensenada estará centrado en el partido que Defensores de Cambaceres jugará como visitante ante Centro Español, en la cancha de Atlético Ituzaingó, pero también la mirada estará puesta en el duelo en el que el líder Lugano jugará como visitante en el clásico barrial frente al también encumbrado e invicto Yupanqui. Pero no solamente eso. Saldrá a la cancha sabiendo como  le fue al escolta Sportivo Barracas, que hoy visita a Mercedes. Camba primero deberá hacer su parte y salir airoso frente a un rival siempre incómodo y que ya espera la final del certamen, tras haberse quedado con el Apertura. Las acciones comenzarán a las 15.30 y el árbitro designado será Francisco Varano.

El encuentro se podrá observar por el canal de You Tube de Revista Tribuna Roja y escuchar por FM Sur 105.1 del dial y sus redes sociales.

La ilusión del Rojo está más latente que nunca luego de los triunfos obtenidos frente a Deportivo Paraguayo y Mercedes.

Tras el fallido intento ante Muñiz, el plantel parece haber asimilado el mensaje del cuerpo técnico comandado por Alvaro Pereira. Actitud, concentración y esfuerzo no pueden faltar en estas instancias, mucho menos cuando queda poco para el silbato final.

Todo el grupo está compenetrado en un solo objetivo y es el que viene persiguiendo la institución desde que perdió la categoría.

Hay dos puntos de diferencia con Lugano, que mañana tendrá un partido “muy chivo”. Es por ello que Camba sabe que tiene que hacer bien los deberes y alcanzar una victoria impostergable para que el deseo de jugar contra esta misma institución pueda ser posible dentro de una semana.

Centro está cumpliendo un Clausura muy malo, inexplicable para un equipo que ganó con solvencia el Apertura. Pareció haberse relajado, no encontró nunca su mejor funcionamiento, y lleva 12 partidos sin triunfos, ocupando actualmente el penúltimo lugar. Su cabeza solo está puesta en esas finales y descuidó por completo este torneo. Además, en la derrota con Lugano por 2 a 0, sufrió las expulsiones de Reynoso y Nicolás López, este último su mejor arma de ataque.