A las tres de la madrugada la Selección Campeona del Mundo pisó suelo argentino y una multitud escoltó al plantel al predio de AFA en Ezeiza. La imagen de Messi bajando del avión con la preciada Copa despertó una emoción tremenda y cerca del mediodía comenzará una caravana interminable por la Capital Federal.