Un nuevo año se pone en marcha y como todo año que comienza se imponen nuevos desafíos. El principal objetivo que viene persiguiendo Camba en las últimas temporadas representa, en este inicio de 2023, toda una incógnita. ¿Finalmente será 2024 cuando volverá a jugar en la cuarta categoría del fútbol argentino? Y si es precisamente el año venidero cuando se dará la unificación entre la C y la D, ¿con qué motivación se jugará el torneo 2023? ¿Habrá algo importante en juego o será solamente un torneo de transición? Son los interrogantes que deberán resolverse en los próximos días. Más allá de lo deportivo, Defensores se propone avanzar en lo institucional. En ese sentido, uno de los objetivos ambiciosos es que el municipio culmine un predio en Punta Lara para que el Rojo pueda utilizarlo para los entrenamientos y partidos oficiales de juveniles y femenino. Sería dar un salto de calidad enorme. Otra meta será terminar la pensión y seguir sumando obras en el estadio y actividades deportivas en el Poli. No será un año más en lo institucional. 2023 marcará la renovación de autoridades y será todo un desafío seguir afianzando este proyecto que se inició en 2021. Como quiera que sea, alzamos las copas y brindamos para que en este nuevo año puedan cumplirse todos los deseos.