El pequeño alertó a los policías que pasaban por el lugar y lo vieron gritando desde detrás de una reja. El agresor quedó detenido. La joven se recupera.

Un nuevo caso de violencia de género sacude a la región, esta vez por a causa de la brutal golpiza que recibió una joven embarazada en la ciudad de Ensenada y quien tuvo que ser salvada por su propio hijo. Fuentes policiales revelaron que el pequeño dio aviso a gritos a varios policías y permitió que los agentes frenaran el salvaje ataque que estaba teniendo lugar. De acuerdo con el reporte oficial, todo sucedió en una vivienda de Guemes entre Presidente Perón y Don Bosco. Fue el chiquito el que permitió que salvasen a su mamá, tras salir hasta la puerta de su hogar y, desde detrás de una reja, advertir a varios policías que patrullaban la zona de lo que estaba pasando.

Presidente Perón & Güemes, Ensenada, Provincia de Buenos Aires

Los agentes se acercaron ante los pedidos de auxilio, escucharon los gritos de la mujer y no tardaron en ingresar a la casa, donde encontraron al mal vivente sobre su víctima, sosteniéndole ambos brazos y dándole trompadas. Los efectivos redujeron al atacante y asistieron a la mujer, embarazada de 7 meses, que sufrió afortunadamente algunas heridas leves y fue trasladada al Hospital Cestino por precaución. El agresor, por su parte, fue trasladado hasta la comisaría Primera de Ensenada, donde se comprobó que sobre él pesa una restricción de acercamiento y fue puesto a disposición de la Justicia acusado de "desobediencia, violación de domicilio y resistencia a la autoridad".